El ojo del amo…

El jueves pasado, estuve en una jornada Minitab, en Barcelona, en la cual hubo varias ponencias muy interesantes sobre el uso de este programa para la realización  de proyectos 6 sigma pero también, de manera más general, sobre  la implantación de la iniciativa 6 Sigma en diversas empresas: Los Laboratorios Salvat, el BBVA, el RACC, ITP, AVANCEX+I y el grupo CIRSA.

Una de las presentaciones tenía como título “el ojo del amo…”. Enrique Gómez Medina de ITP (Industria de Turbopropulsores) nos relato, con mucha naturalidad, una de sus experiencias. Su proyecto 6 sigma consistía en limitar el crecimiento de la provisión en material de repuesto para reparar la multitud de referencias de motores que llegaba al taller. Su primer reto fue convencer a las personas encargadas de las compras y aprovisionamiento para que faciliten los datos a fin de poder analizarlos. Después del estudio y la búsqueda de las causas raíces del problema se estableció un plan de acción y … los resultados fueron espectaculares. Una caída en picado de la provisión visible en el grafico cronológico. ¡Y esto que, aún, no se había implantado ninguna de las acciones! ¿Cómo se consiguieron estos primeros resultados? Respuesta: ¡El ojo del amo!

Porque “el ojo del amo … engorda el caballo”.

Me gusto mucho su historia porqué me recordó mis propias experiencias con algunos proyectos. A veces, en el momento que empezamos a dedicarnos a un problema, una parte ya se soluciona solo por el hecho de estar encima. Me acuerdo de un caso de tiempos de entrega de la información por parte del departamento comercial que retrasaban mucho las entregas de ofertas de nuevos productos. En el momento que iniciamos el proyecto, esta causa reconocida intuitivamente por la mayoría, no se comprobó con los datos pero eso sí, los resultados mejoraron drásticamente.

Como dice Enrique, el problema es que “el amo tiene muchas ovejas pegando saltos por ahí” o mejor dicho “caballos” en este caso.  Y no es fácil estar encima de todos los problemas.

Muchas gracias Enrique por compartir esta experiencia con todos nosotros

Hasta Pronto

Sandrine

2 comentarios
  1. Enrique Gómez Medina
    Enrique Gómez Medina Dice:

    Muchas gracias, Sandrine. La verdad es que en la jornada contamos con un auditorio muy bueno, conocedor del tema y ávido de nuevas experiencias.
    Efectivamente, el “ojo del amo” es un arma muy poderosa, pero por sí sola no da resultados duraderos. El amo tiene demasiados caballos a los que atender.
    Si el origen del problema es de disciplina / hábito (es decir, requiere un mantenimiento contínuo), sólo he encontrado en mis proyectos dos opciones para que el resultado perdure en el tiempo: o bien se implantan sistemas que se mantengan con poco esfuerzo (poka-yokes) o se consigue que la tarea se infiltre en el día a día de las personas involucradas. Para ello, harán falta ciertas dosis de “ojo del amo”, al principio dosis de choque y más tarde, sólo de mantenimiento…

    Hasta pronto

    Responder
    • sandrine
      sandrine Dice:

      Te agradezco mucho por tu participación en mi blog y por darme la oportunidad de hablar de tu experiencia. Es verdad que durante la jornada, tu charla me llamó la atención. ¡Es tan verdad! En primer lugar, hace falta bastante energía para que uno se dé cuenta del orden de magnitud de un problema sobre todo cuando se trabaja así desde toda la vida. Luego, lo más complicado tiende a ser, como bien dices, asegurar la sostenibilidad de los cambios.

      Gracias y Hasta Pronto

      Sandrine

      Responder

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Acepto la Política de protección de datos de Caletec *