Buscar la solución simple

Este verano, me han enviado un e-mail que me ha parecido interesante compartir con todos los lectores de este blog (¡Gracias Montse! :-)). Seguro que varios de vosotros conocen ya estas historias…

Tenemos aquí tres ejemplos que nos demuestran que hay que ser simples, reflexivos, no gastar mucho y hacer el trabajo sin complicaciones….

Como lo de la sabiduría popular, que dice “Más vale una hora de trato, que cien de trabajo”. Pará qué complicarnos la vida.

Problema 1.

Cuando la NASA comenzó con el lanzamiento de astronautas al espacio, descubrieron que los bolígrafos no funcionaban sin gravedad (o con gravedad cero), pues la tinta no bajaba hasta la superficie en que se deseaba escribir.

  • Solución A: Resolver este problema, les llevó 6 años y 12 millones de dólares. Desarrollaron un bolígrafo que funcionaba bajo gravedad cero, al revés, debajo del agua y prácticamente en cualquier superficie, incluyendo cristal, y en un rango de temperaturas que iban desde por debajo del punto de congelación hasta superar los 100 grados centígrados.
  • Solución B: ¡Y qué hicieron los rusos? Pues utilizaron un lápiz!

Problema 2.

Uno de los más memorables casos de estudio de la gestión japonesa fue el caso de la caja de jabón vacía, que ocurrió en una de las más grandes empresas de cosmética de Japón. La compañía recibió la queja de un consumidor que compró una caja de jabón… y estaba vacía.

Inmediatamente, las autoridades aislaron el problema a la cadena de montaje que transportaba todas las cajas empaquetadas de jabón al departamento de reparto.

Por alguna razón, durante una prueba a 10.000 unidades, una caja de jabón pasó vacía por la cadena de montaje.

Los altos cargos pidieron a sus ingenieros que encontraran una buena y rápida solución del problema.

  • Solución A: De inmediato, los ingenieros se lanzaron a su labor para idear una máquina de rayos X, con monitores de alta resolución, operados por dos personas y así vigilar todas las cajas de jabón que pasaran por la línea, para asegurarse de que no fueran vacías. Sin duda, trabajaron duro y rápido… Y el proyecto les salió por 20 millones de yens.
  • Solución B: Cuando a un empleado común en una empresa pequeña de Toledo se le planteó el mismo problema, no entró en complicaciones de rayos X, robots ni equipos informáticos o complicados. En lugar de eso planteó otra solución: Compró un potente ventilador industrial y lo apuntó hacia la cadena de montaje. Encendió el ventilador, y mientras cada caja pasaba por el ventilador, las que estaban vacías simplemente salían volando de la línea de producción.

Problema 3.

Un magnate hotelero australiano viajó a una ciudad hindú por segunda vez a un año de distancia de su primer viaje. Al llegar al mostrador del hotel, la empleada le sonríe y le saluda diciéndole:

“Bienvenido nuevamente señor, que bueno verlo de vuelta en nuestro hotel.”

Sorprendido en gran manera ya que, a pesar de ser una persona tan importante, le gusta el anonimato y difícilmente el empleado tendría tan buena memoria para saber que estuvo allí un año antes, quiso imponer el mismo sistema en su cadena de hoteles ya que ese simple gesto lo hizo sentir muy bien.

A su regreso, inmediatamente puso a trabajar en este asunto a sus empleados para encontrar una solución a su petición.

  • Solución A: La solución que le presentaron fue desarrollar el mejor software con reconocimiento de rostros, bases de datos, cámaras especiales, tiempo de respuesta en micro segundos, capacitación a empleados, etc, etc… Con un costo aproximado de 2.5 millones de dólares australianos.
  • Solución B: El magnate, no obstante, prefirió viajar nuevamente y sobornar al empleado de aquel hotel para que revelara la tecnología que aplican y ver si podía ahorrar en costes. El empleado no aceptó soborno alguno, sino que humildemente comentó al magnate como lo hacían. Le dijo: “Pues mire, señor, simplemente tenemos un arreglo con los taxistas que les traen hasta acá. Ellos le preguntan durante el viaje si ya se ha hospedado en el hotel al cual lo está trayendo, y si es afirmativo, entonces cuando él deja su equipaje aquí en el mostrador, nos hace una señal, y así se gana una rupia”.

MORALEJA: ¡No compliques tu trabajo! Abre tu mente a soluciones simples….

Espero que os hayan divertido estos ejemplos…

Sandrine

6 comentarios
  1. Xavi
    Xavi Dice:

    Sandrine,
    Hoy he podido realizar un repaso a tu blog sin demasiadas interrupciones, y me encontrado con estas historias, realmente son para compartir y te aseguro las voy a reenviar a algunos “amigos ingenieros” de la empresa.

    Responder

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Acepto la Política de protección de datos de Caletec *