Cómo detectar el calentamiento del clima laboral

Calentamiento ambiente laboral

El ambiente laboral tiene un impacto importante sobre los resultados de las empresas.

Un mal clima reduce la eficiencia de las personas. Si los empleados no están cómodos en su día a día, si se preocupan más por lo que los demás podrían decir o hacer para dañarles, sean compañeros o superiores, si la información no fluye entre departamentos, ¿cómo vamos a ser eficientes?

Peor aún: ¿cómo vamos a poder atender a los clientes como es debido?

Se entra en un círculo vicioso: se pierden clientes, se reducen costes para paliar la pérdida de facturación, se intenta captar otros clientes a la desesperada, el personal se siente presionado y lo pagan los clientes, que se pierden.

Datos que dan la voz de alarma

Lo importante es detectar cuanto antes que algo no va bien. Para ello, las empresas disponen de muchos KPI. Y casi todos son instrumentos que se utilizan en mejora continua. Es importante tener los adecuados y analizarlos en conjunto.

El aumento del absentismo podría indicar que algo pasa, pero es insuficiente. Conviene comprobar la eficiencia de cada departamento, analizar si puede haber un efecto cíclico, o si existen causas externas que lo provoquen.

Otra fuente de información es la satisfacción de los clientes finales: ¿hay aumento de quejas o bajada en los pedidos? ¿Hay clientes que se marchan?

La detección precoz es fundamental. Pero, una vez detectada, ¿qué hacemos?

Cuando el empleado es visto como un cliente

Cuando las condiciones cambian, le preguntamos siempre al cliente. Cuando el ambiente laboral cambia, nuestro cliente son los empleados de la propia empresa. Ahí también hay que ir a buscar datos para analizar la situación.

Una encuesta interna permitirá tener información valiosa para entender qué está pasando.

Una vez más, el análisis de los datos ha de ser adecuado para que resulte útil. Como siempre, hay que pensar en las preguntas que se deben responder antes de lanzar la recogida de datos:

  • ¿Existe el problema o no existe?
  • ¿Cómo lo perciben los empleados?
  • ¿Qué opinan al respecto?
  • ¿Es un problema general o solo afecta a algunos departamentos?
  • ¿Es intradepartamental o interdepartamental?
  • ¿Es horizontal o vertical?
  • ¿Está ligado a temas de información, de comunicación?
  • ¿Tiene que ver con la carga de trabajo?
  •  ¿Está relacionado con algún miedo que tengan los empleados?
  • ¿Hay algún factor externo que podría influir?
  • ¿Es reciente o es endémico?

El cuestionario tiene que proporcionar respuestas a estas y otras preguntas, aunque, lógicamente, no se expresan de este modo.

Las evaluaciones de personal son otra herramienta útil para analizar qué sucede. Desafortunadamente, suelen realizarse con escaso rigor y su ayuda es escasa.. Los entrevistadores han de estar formados explícitamente.

El método sírve para obtener un feedback sobre el desempeño de los empleados, pero también es un excelente recurso para recabar información sobre el ambiente laboral.

Cambiando el estado de ánimo en la empresa

Diagnosticada la situación y con datos en la mano, se puede atacar el problema. Las tácticas dependen de la profundidad y extensión del malestar:

  • Actuaciones puntuales: Se actúa sobre el foco de la distorsión, acotándolo y atajándolo.
  • Actuaciones de fondo: Una serie de acciones a largo plazo promueven un cambio cultural.

Si la interpretación del problema ha sido adecuada, la puesta en marcha de las actuaciones suele actuar como un revulsivo de la situación a muy corto plazo. Es como un bálsamo que. momentáneamente, detiene la sangría de clientes. Pero hay que darle continuidad con cambios realmente transformadores y de mejora. Y para ese camino se necesita la mejor compañía: Caletec.

 

Fotografía: Luca Zanon

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Acepto la Política de protección de datos de Caletec *