Definición de Lean

Lean es un modelo de gestión de la producción orientado hacia la mejora continua, desde una perspectiva que pretende eliminar siete tipos de despilfarros en la organización. Los desperdicios a eliminar son la sobreproducción, la dilatación innecesaria del tiempo de entrega de los pedidos, los trayectos largos de los transportes, el almacenamiento de suministros y productos, el exceso de movimientos y de procedimientos, y los defectos del producto terminado.

Mediante la aplicación de este método se logra un mejor servicio de mayor calidad a los clientes, redundando en los beneficios que obtiene la organización.

El objetivo de Lean, perfeccionado en Toyota en los años 70, es el desarrollo de una cultura corporativa orientada a la eficiencia. Fruto de esta nueva visión empresarial se introducen cambios en los procesos de negocio destinados a incrementar la velocidad de respuesta reduciendo desperdicios, costes y tiempo.

Las empresas más competitivas en todos los sectores de la industria aplican este sistema de gestión y sus herramientas. La optimización de los procesos tiene un impacto mucho mayor cuando se integran los sistemas Lean Manufacturing y Six Sigma.

Principios y herramientas del modelo de gestión Lean

Lean se rige por unos principios:

  • Especificar el valor para los clientes. Eliminación del desperdicio. Hay que evitar pensar por el cliente. Este paga por aquello que considera que tiene valor y no por lo que desde la empresa se pueda considerar que lo tiene. Las actividades de valor añadido son aquellas por las que el cliente está dispuesto a pagar. El resto es desperdicio (muda).
  • Identificar el Mapa de la Cadena de Valor (VSM) para cada producto o servicio. La secuencia de actividades que permite responder a una necesidad del cliente representa un flujo de valor. Representándolo en un diagrama es posible identificar aquellas actividades que no agregan valor desde el punto de vista del cliente, a fin de poder eliminarlas.
  • Favorecer el flujo ininterrupido. Debe lograrse un movimiento continuo del producto o servicio a través de la corriente de valor. Para ello hay que reducir los tiempos de demora del flujo de valor eliminando los obstáculos en el proceso.
  • Dejar que los clientes tiren de la producción (sistema pull). La combinación del flujo y del sistema pull producen una respuesta más rápida y exacta con menor esfuerzo y menores desperdicios. Se produce solo lo que el cliente solicita evitando la generación de un stock innecesario.
  • Perseguir la perfección mediante la mejora continua. Hay que seguir trabajando continuamente para lograr unos ciclos de producción más cortos, una producción ideal en calidad y cantidad, y focalizando los esfuerzos en el valor para el cliente.
Ninguna máquina o proceso llegará a un punto a partir del cual no se puede seguir mejorando.
Sakichi Toyoda, en 1890

Las herramientas de Lean se centran en las funciones:

  • Anális del valor de los procesos: mapa e identificación de desperdicios.
  • Indicadores: OEE, Lead Time, WIP, Takt Time, etcétera.
  • Mapa de la cadena de valor.
  • Búsqueda del flujo continuo: gestión de colas, etcétera.
  • Integración eficiente de las personas en la empresa.
  • Sistema pull.
  • Desarrollos kanban y sistemas de supermercado.

Suscríbete a nuestra Newsletter

Vídeo

Introducción a las 5S: Un pequeño juego para entender mejor las 5S