Las 5S y sus beneficios cuantificados

En las mejores prácticas reconocidas y llevadas a cabo por las empresas, en particular las industriales, las “5S” ocupan un lugar importante. Esta sigla denota tanto un enfoque, un método y las 5 acciones fundamentales a realizar para conseguir y mantener un lugar de trabajo, limpio, ordenado y seguro.

El principio de las 5S es muy simple y su implementación no requiere unos conocimientos particulares, ni medios importantes a pesar de ser una herramienta potente. No obstante, pocas empresas logran implementarlas plenamente de manera sostenible.

Muchas personas saben que significan y lo que abarcan las 5S. Aun así, parece difícil dar una definición simple. Las empresas suelen implementar las primeras “S” (las más simples) pero no perseveran en su despliegue porque no se acaba de entender sus ventajas.

Las “5S” no sólo son un acto de fe sobre los beneficios cualitativos en términos de seguridad, condiciones de trabajo y control de calidad. Lo que aportan puede justificarse también económicamente, aunque representa una cierta dificultad hacerlo ya que abarca múltiples conceptos (difícilmente cuantificables).

Entre estos existen:

  • Superficies (m2) recuperados
  • Peso o volumen de todo lo inútil y eliminable
  • Ahorro de tiempo en búsquedas de productos, herramientas, documentación, …
  • Ahorro por recuperar útiles o herramientas “perdidos”, posibilidad de vender ciertos elementos

Por otra parte, otros beneficios se hacen visible con el paso del tiempo como por ejemplo la reducción de los costes de no calidad (mermas y reprocesos) ya que se requiere tiempo para conseguir datos significativos. Además, se atribuyen algunos de los beneficios de las 5S a otras acciones de mejora llevadas a cabo y que requieren también de esta metodología (como por ejemplo el SMED – cambio rápido de utillajes).

¿Aun te quedan dudas? 😊

 

Sandrine

Tags: , , , , , , , ,

Deja un comentario