Análisis de los sistemas de medida (MSA)

Trabajar con datos, tomar decisiones basadas en datos y esos datos son  el motor de nuestras iniciativas de mejora.

La realidad del comportamiento de un proceso, a nivel de variabilidad, de centramiento y de cumplimiento con las especificaciones del cliente, no puede observarse directamente. Necesitamos utilizar un sistema de medida asociado a un proceso de medida. Sabemos que todo proceso tiene variación y esperamos que la variación del sistema de medida no afecte tanto el resultado final.

Todo sistema de medida deja una “huella” y debemos asegurarnos de que esta “huella” sea la más pequeña posible respecto a nuestro proceso. De esta manera, podremos considerar que el resultado observado representa de manera suficientemente fiable el resultado real del proceso.

La huella del sistema de medida

La huella del sistema de medida

Las preguntas que debemos hacernos son las siguientes:

  • ¿Estamos seguros que nuestros datos reflejan la realidad, de manera suficientemente fiable?
  • ¿Cómo saber si la “huella” del sistema de medida es aceptable respecto a nuestro proceso, a nuestras tolerancias?

A menudo, me encuentro con personas que me indican que sus sistemas de medida se han validado pero se deben validar más allá de las calibraciones y características técnicas y recomendaciones proporcionadas por el constructor.

Aspectos como el Sesgo, la linealidad, la estabilidad, la Repetibilidad y la Reproducibilidad (los famosos estudios R&R) deben contemplarse.

Un primer ejercicio que se puede realizar muy fácilmente para darse cuenta de posibles problemas con el sistema de medida, es medir 10 veces la misma pieza (en el entorno habitual de medición y en momentos distintos en caso de intervención humana para no falsear los resultados). Se podrá calcular la media de los valores obtenidos (teniendo una idea del sesgo) y el rango (valor max. – valor min) de estos valores que se podrá comparar al rango de tolerancia. Os podéis sorprender del resultado.

Tuve la experiencia de una empresa de llenado del sector cosmético que obtiene los resultados de peso, la característica critica de calidad, mediante una báscula dinámica. Pasando el mismo producto por la báscula llegamos a obtener un rango de diferencia de 8gr para un rango de tolerancia de 10gr así que un sesgo negativo de más de 4gr. ¡Qué sorpresa para las personas de esta empresa ver que la variación observada en los resultados provenía más del sistema de medida que del propio proceso de llenado!

Hasta pronto

Sandrine

¡Y no nos olvidemos que todo sistema de medida deja una “huella”!

Tags:

Deja un comentario